La mala salud bucodental en niños puede favorecer la aterosclerosis en la edad adulta

Un análisis del Estudio de riesgo cardiovascular en niños finlandeses, dirigido por Pirkko J. Pussinen, Ph. D., de University of Helsinki, destaca que la presencia de infecciones orales en la infancia se asocia con un mayor riesgo de aterosclerosis subclínica en la edad adulta. Hay 3 posibles explicaciones para esta observación.

Causas

Primero, las personas que tienen mala salud bucal cuando son niños también tienen mala salud bucal cuando son adultos. Los estudios realizados entre adultos respaldan la hipótesis de que la mala salud bucal conduce a la aterosclerosis. Las infecciones orales crónicas inducen inflamación local y sistémica de bajo grado que se supone que media la aterosclerosis. 

Los microorganismos asociados con la enfermedad periodontal se han aislado de las lesiones ateroscleróticas. La mala salud oral también se asocia con un mayor riesgo de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular (ECV) en estudios prospectivos de alta calidad realizados en muchas poblaciones diferentes. En estudios observacionales, se ha demostrado que la atención periodontal a largo plazo está asociada con un mejor control glucémico entre pacientes con diabetes tipo 2. 

En ensayos clínicos aleatorios, se ha demostrado que el tratamiento periodontal reduce la inflamación y afecta favorablemente la presión arterial, los niveles de lípidos en suero y la función endotelial. A pesar de esta evidencia preliminar convincente que sugiere que el tratamiento periodontal tiene un efecto beneficioso sobre ECV, hasta donde sabemos, no hay informes en la literatura de un ensayo clínico que pruebe esta hipótesis. Esto probablemente se deba a que la enfermedad periodontal no se cura, sino que se controla mediante un tratamiento dental regular. La enfermedad periodontal comienza como una infección indolora y de bajo grado de las encías, con el depósito de placa dental que se calcifica gradualmente, causando la destrucción progresiva de las estructuras de los dientes. La enfermedad periodontal temprana puede no tener ningún síntoma y generalmente es diagnosticada por el dentista.

El tratamiento inicial generalmente consiste en un desbridamiento mecánico para eliminar la placa calcificada e instruir al paciente a mantener un buen cuidado oral y recordar al paciente para una evaluación de 3 a 6 meses después. El dentista reevalúa y decide los próximos pasos. Realizar un ensayo clínico con este protocolo es un desafío. Un ensayo clínico aleatorizado convencional es factible si el resultado puede observarse dentro de 3 a 6 meses (como para marcadores inflamatorios, niveles de lípidos en suero, presión arterial y función endotelial). Debido a que la ECV tarda varios años en desarrollarse, no es factible realizar un ensayo clínico; incluso si el tratamiento periodontal se asigna aleatoriamente desde el principio, el tratamiento posterior no es aleatorio. Por lo tanto, la cuestión del efecto de la enfermedad periodontal en la ECV sigue sin resolverse.

La segunda explicación posible para estos hallazgos es que la mala salud bucal no tiene un efecto causal en la ECV. Más bien, la mala salud cardiovascular y oral comparten factores de riesgo comunes, como fumar, una dieta pobre, inactividad física o factores genéticos desconocidos que predisponen a las personas a una respuesta hiperinflamatoria. Si algunos de estos factores de riesgo se midieran mal, no se midieran o fueran desconocidos, la enfermedad periodontal y la ECV se asociarían debido a la confusión, pero el tratamiento de la enfermedad periodontal no afectaría el riesgo de ECV. 

La tercera explicación posible es que la asociación positiva observada entre la mala salud bucal en la infancia y la aterosclerosis en la edad adulta se debió al sesgo de selección secundario a la pérdida del seguimiento. El sesgo de selección ocurre en los estudios de cohortes cuando hay una pérdida informativa durante el seguimiento. Para que el sesgo de selección explique los resultados observados, 1 o ambos de los siguientes 2 grupos de personas tendrían que abandonar selectivamente el estudio: aquellos con mala salud bucal cuando eran niños y sin aterosclerosis como adultos o aquellos con buena salud bucal como niños y aterosclerosis en adultos. Esto no es plausible porque la aterosclerosis era subclínica. Además, los investigadores corrigieron el sesgo de selección mediante ponderación de probabilidad inversa y la asociación persistió.

Resultados

Los resultados del estudio observacional de Pussinen sugieren que las infecciones infantiles de la cavidad oral pueden aumentar el riesgo de ECV en la edad adulta. Incluso si la cuestión de la causalidad sigue sin respuesta, con problemas relacionados con la realización de un ensayo clínico aleatorizado convencional en este contexto, el artículo de Pussinensubraya la idea de que la distinción entre la salud oral y la salud sistémica es borrosa y algo artificial. La enfermedad cardiovascular y la enfermedad periodontal comparten factores de riesgo comunes, y controlar esos factores de riesgo podría mejorar la salud general. Por ejemplo, si los dentistas alentaron a sus pacientes a dejar de fumar y visitar a su médico de atención primaria, y los médicos de atención primaria alentaron a sus pacientes a mantener una buena salud bucal y visitar a su dentista regularmente, el beneficio final sería una mejor salud dental y cardiovascular.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
causas bruxismo
Dolor Orofacial

¿Qué es el bruxismo?

Muchas personas sufren de este trastorno sin saberlo, ya que usualmente ocurre mientras la persona duerme. Mandíbula adolorida, sueño alterado y fatiga general pueden ser síntomas de bruxismo. Te lo contamos en este post.

alodinia
Dolor Orofacial

Alodinia: cuando el tacto se convierte en dolor

La alodinia es la sensación dolorosa que surge de un contacto que normalmente no es doloroso. Pero, ¿qué causa esta sensación? Estudios recientes demuestran que la proteína responsable de esta sensación es la Piezo2. Te lo contamos todo en este post.